Diagnostico y tratamiento del TEA

Es importante el diagnostico diferencial del TEA pues no se tienen que confundir o entender de manera inadecuada los demás deficits, esto se realiza en base a las siguientes entidades (BMJ Best Practice, 2015):

Discapacidad intelectual: Los niños con discapacidad intelectual retrasan la aparición del habla, la comprensión del lenguaje y de los procesos sociales. Esta demora es consistente en todas las áreas de desarrollo. Sin embargo, los niños con diagnóstico único de TEA muestran un retraso en la socialización y comunicación, pero no en otros aspectos del desarrollo.

Trastorno de la comunicación social: Los niños que presentan este síndrome pueden comunicarse de forma satisfactoria mediante la comunicación no verbal y tienen buena capacidad para las interacciones sociales, al contrario de niños con TEA.

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): los niños con TDAH no muestran los mismos problemas de comunicación social que los niños con TEA. Del mismo modo, en la historia clínica destacan problemas de hiperactividad y no características propias de TEA desde edad temprana.

Trastorno de la personalidad esquizoide: Los síntomas pseudopsicóticos se presentarán de forma más tardía a lo largo del ciclo vital. Una detallada anamnesis nos dará pistas sobre los aspectos de su desarrollo vital.

No existen tratamientos curativos para TEA, sin embargo existen diferentes intervenciones centradas a mejorar las competencias sociales, habilidades de comunicación y reconocimiento de emociones, fomentando el buen desarrollo del niño, ademas de su calidad de vida y la de sus cuidadores.

Tratamientos conductuales

Estas técnicas están centradas, en su mayoría, en las teorías de aprendizaje y modificación de conducta que normalmente, son administradas por terapeutas entrenados y personal cualificado. Todas las intervenciones dirigidas a los TEA varían en función de la edad de inicio, duración, entorno en el que se aplican y nivel de participación de los padres.       Dada la diversidad en las presentaciones de casos de TEA, el manejo clínico debe ser adaptado a las necesidades del paciente y a los recursos disponibles (Ospina MB, 2008). Los estudios diseñados para conocer los resultados de las diferentes intervenciones demuestran que la intervención temprana en autismo mejora a largo plazo las facultades de los niños afectados (Howlin P, 2009). Los tratamientos centrados en teorías del aprendizaje y modificación de conducta mejoran los síntomas centrales del TEA (Ospina MB, 2008). Se ha demostrado un beneficio significativo de tratamientos basados en análisis conductual (Applied Behaviour Analysis, ABA) (Ospina MB, 2008), en intervención conductual temprana intensiva (Early Intensive Behavioural Intervention, EIBI) (Rothenberg MB, 2009) y en las intervenciones basadas en la conducta (Autism Behaviour Intervention, ABI) (Spreckley M, 2009).

En el caso de un cuadro de TEA coexistente con TDAH en un preescolar se recomienda trabajar con programas educativos para padres y cuidadores como primera línea de tratamiento (NICE, 2013). En niños de edad escolar, y también ante la presencia de un cuadro de TEA coexistente con TDAH, los programas educativos dirigidos a padres y cuidadores también son recomendados, al igual que el tratamiento psicológico para los niños (terapia cognitivoconductual o entrenamiento en habilidades sociales), estas intervenciones precisan la evaluación previa de las habilidades cognitivas del niño para decidir si puede seguir este tipo de intervención (NICE, 2013). En casos de depresión y ansiedad (y tras la valoración de las habilidades cognitivas y verbales del niño), se puede considerar la terapia cognitivo­conductual adaptada a las necesidades de la persona. Por ejemplo, ofrecer más descansos, actividades más estructuradas, más soporte visual o incorporar los intereses del niño en la terapia (NICE, 2013).

Tratamientos farmacológicos

No se dispone de fármacos que actúen sobre los síntomas principales del TEA (NICE, 2013). Teniendo en cuenta esto, no está justificada la utilización de fármacos antipsicóticos, antidepresivos, anticonvulsivantes o dietas de exclusión excepto en los casos de comorbilidades físicas o psíquicas que así lo aconsejen, las cuales deben tratarse de la misma forma que en niños sin TEA (NICE, 2013). Por ejemplo, en el caso de un cuadro de TEA coexistente con TDAH en un niño en edad preescolar, se recomienda el tratamiento farmacológico (metilfenidato (dm_fis_1356) o atomoxetina (dm_fis_794)) solo ante los casos más graves o para aquellos que no han respondido a la terapia psicológica ni al programa educativo para padres o cuidadores (NICE, 2008). A pesar de que el tratamiento farmacológico de niños con TEA y TDAH ha dado lugar a controversia, existen estudios que demuestran la seguridad de estos fármacos en este grupo de edad (Pearson DA, 2013).

Las siguientes son recomendaciones sobre el manejo de pacientes con TEA en la consulta (Grupo de Trabajo de la GPC para el Manejo de Pacientes con Trastornos del Espectro Autista en AP, 2009):

  • Antes de la consulta, los profesionales de atención primaria deberían coordinarse con los padres para que éstos puedan anticipar la consulta al niño.
  • En la sala de espera, se debería procurar que los niños no esperen durante mucho tiempo, especialmente si hay otros pacientes esperando.
  • Una vez en consulta, los niños con TEA prefieren ambientes tranquilos y ordenados. Debe procurar recibirle en un entorno sin ruidos.
  • En el caso que fuera necesario un procedimiento específico que implique contacto físico, como la extracción sanguínea, hay que valorar el riesgo/beneficio de realizarlo. Es necesario preparar al niño en la medida de lo posible y flexibilizar determinadas normas y adaptarlas en la medida de lo necesario, como permitir el acompañamiento de los padres.
  • Ajustar el formato de la medicación si fuera posible a formas de toma más fácil como comprimidos solubles o jarabes.

Referencias:

  • American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing; 2013
  • BMJ Best Practice. Autism Spectrum Disorder. Differential Diagnosis. 2015 [consultado 7­8­2015]. Disponible en: http://bestpractice.bmj.com/best­practice/welcome.html (http://bestpractice.bmj.com/best­practice/welcome.html)
  • Ospina MB, Krebs Seida J, Clark B, Karkhaneh M, Hartling L, Tjosvold L, et al. Behavioural and developmental interventions for autism spectrum disorder: a clinical systematic review. PLoS One. 2008;3(11):e3755. PubMed PMID: 19015734 (https://www­ncbi­nlm­nihgov.pbidi.unam.mx:2443/pubmed/19015734). Texto completo (https://www­ncbi­nlm­nihgov.pbidi.unam.mx:2443/pmc/articles/PMC2582449/)
  • Howlin P, Magiati I, Charman T. Systematic review of early intensive behavioral interventions for children with autism. Am J Intellect Dev Disabil. 2009;114(1):23­41. PubMed PMID: 19143460 (https://www­ncbi­nlm­nihgov.pbidi.unam.mx:2443/pubmed/19143460). Texto completo (https://www.google.es/url? sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&cad=rja&uact=8&ved=0ahU KEwiGkLmEwsbQAhXE2BoKHfYzBBEQFggnMAI&url=http%3A%2F%2 Fwww.altteaching.org%2Fwpcontent%2Fuploads%2F2016%2F02%2FSystematic_review.pdf&usg= AFQjCNFm6h5IZCaFdXkFQMePwMklPZ_ouw&sig2=74fmTOqjjYDL5a ejnvEKhA
  • Spreckley M, Boyd R. Efficacy of applied behavioral intervention in preschool children with autism for improving cognitive, language, and adaptive behavior: a systematic review and meta­analysis. J Pediatr. 2009;154(3):338­44. PubMed PMID: 18950798 (https://www­ncbi­nlm­nihgov.pbidi.unam.mx:2443/pubmed/18950798)
  • Rothenberg MB, Samson DJ, Aronson N, Ziegler KM, Bonnell CJ, Gere MA. Special report: early intensive behavioral intervention based on applied behavior analysis among children with autism spectrum disorders. Chicago, IL, USA: Blue Cross and Blue Shield Association, Technology Evaluation Center. Assessment Program. September 2009 [consultado 5­6­ 2015]. Disponible en: http://www.tricare.mil/autism (http://www.tricare.mil/autism)
  • National Institute for Clinical Excellence (NICE). Autism: the management and support of children and young people on the autism spectrum: NICE guideline. NICE. Clinical guideline 170. August 2013 [consultado 10­6­2015]. Disponible en: https://www.nice.org.uk/guidance/cg170 (https://www.nice.org.uk/guidance/cg170)
  • Pearson DA, Santos CW, Aman MG, Arnold LE, Casat CD, Mansour R, et al. Effects of extended release methylphenidate treatment on ratings of Attention­Deficit/Hyperactivity Disorder (ADHD) and Associated Behavior in Children with Autism Spectrum Disorders and ADHD Symptoms. J Child Adolesc Psychopharmacol. 2013;23(5):337­51. PubMed PMID: 23782128 (https://www­ncbi­nlm­nihgov.pbidi.unam.mx:2443/pubmed/23782128). Texto completo (https://www­ncbi­nlm­nihgov.pbidi.unam.mx:2443/pmc/articles/PMC3689935/)
  • Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Trastornos del Espectro Autista en Atención Primaria. Guía de Práctica clínica para el manejo de pacientes con trastornos del espectro autista en Atención Primaria. Madrid: Plan Nacional para el SNS del MSC. Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Agencia Laín Entralgo. Comunidad de Madrid; 2009. Texto completo (https://www.google.es/url? sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&uact=8&ved=0ahU KEwj8qJXVwMbQAhVF2RoKHcRICw8QFgggMAE&url=http%3A%2F% 2Fwww.guiasalud.es%2FGPC%2FGPC_462_Autismo_Lain_Entr_com pl.pdf&usg=AFQjCNGp6QQtT57VWQ8qUJSgj4Q8eQrhhQ&sig2=biQzdtIQfzQgfTAUSkP_Q
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s